He interpretado a muchos hombres que ejercen la “autoridad”: policías, guardia civiles, militares; tantos como a “malvados”: mercenarios, terroristas, ladrones… y a pesar de disfrutarlos mucho, creo que ninguno se acerca a mí.