Producto cien por cien Showtime, donde no hay remilgos para mostrar corrupción, drogas, sexo y toda la crudeza del mundo del espectáculo. Una serie abrupta y sin medias tintas, a medida de su protagonista y que relata con cierta aspereza lo que hay detrás de una estrella de Hollywood.

El regreso a televisión de un de los creadores de “Perdidos”, propone un misterio insoldable e inabarcable, que ahonda en los miedos y frustraciones más profundas del ser humano. Sin embargo, la serie no se centra en su origen, ni en desentrañar lo ocurrido, sino en sus consecuencias.

The Expanse es una serie de ciencia ficción que nada tiene que envidiar a las grandes sagas clásicas. Una serie pequeña que ha crecido con su metraje y con la confianza que Netflix depositó en sus creadores a partir de la segunda temporada.

Uno de los retornos más anhelados de todos los tiempos, que se ha hecho esperar nada menos que 25 años, ya está en nuestras pantallas. Probablemente no es lo que deseábamos, pero es Twin Peaks y David Lynch en estado puro. Bienvenidos al “otro lado”.

Producto cien por cien Showtime, donde no hay remilgos para mostrar corrupción, drogas, sexo y toda la crudeza del mundo del espectáculo. Una serie abrupta y sin medias tintas, a medida de su protagonista y que relata con cierta aspereza lo que hay detrás de una estrella de Hollywood.

El regreso a televisión de un de los creadores de “Perdidos”, propone un misterio insoldable e inabarcable, que ahonda en los miedos y frustraciones más profundas del ser humano. Sin embargo, la serie no se centra en su origen, ni en desentrañar lo ocurrido, sino en sus consecuencias.

The Expanse es una serie de ciencia ficción que nada tiene que envidiar a las grandes sagas clásicas. Una serie pequeña que ha crecido con su metraje y con la confianza que Netflix depositó en sus creadores a partir de la segunda temporada.

Uno de los retornos más anhelados de todos los tiempos, que se ha hecho esperar nada menos que 25 años, ya está en nuestras pantallas. Probablemente no es lo que deseábamos, pero es Twin Peaks y David Lynch en estado puro. Bienvenidos al “otro lado”.