Feliz cumpleaños, la televisión se ha hecho mayor

ARTÍCULO DE OPINIÓN

María Fernández Alonso

Paseo de la Habana, Madrid, 28 de octubre de 1956, pocos eran  los que tenían una televisión en casa. Televisión Española daba comienzo a lo que iba a ser el gran entretenimiento. Lo hizo emitiendo un concierto, con un cura, coros, danza y un mensaje del ministro  Gabriel Arias Salgado. A penas lo pudieron ver 600 personas, algo muy triste, ya que era una novedad que a muy corto plazo iba a cambiar la vida de los ciudadanos, como ya se había empezado a hacer en Inglaterra en 1927 gracias a la primera emisión del BBC o tres años después en Estaos Unidos.

Al rededor de 30.000 pesetas valía un televisor, y solo se lo podían permitir los más privilegiados del país, teniendo en cuenta que la conversión son 180 euros, dinero que hoy en día todo trabajador gana al mes. ¿Irónico verdad?, por aquel entonces el salario mínimo de un trabajador era de 120 pesetas, no llega ni al euro.

Ayer se celebró el día mundial de la Televisión, se creó por la Asamblea de las Naciones en 1996 para promover la cultura, el desarrollo económico y la paz, cosa que a día de hoy, a mi parecer, se sigue intentando, aunque sin mucho éxito, ya que los espectadores, cada vez  más, prefieren los “programas basura” o series de entretenimiento que los que tratan de concienciar o informar a la población.

El mundo de la televisión en España ha cambiado mucho en los últimos años, desde las primeras emisiones con RTVE, como única cadena pública para sintonizar y además dominada por la dictadura franquista, hasta hoy, donde encontramos un gran abanico de canales públicos y privados para poder ver. Todo se ha modificado, empezando por el precio, tenemos una gran variedad de precios, colores, tamaños… cosa que antes era inviable e impensable. La tecnología ha ido avanzando a tiempo vertiginoso, y nosotros con ella, por eso no somos conscientes de todos esos cambios. No obstante, sigue siendo y será durante mucho tiempo el medio de comunicación por excelencia.

Una de las cosas positivas de  la televisión es que desprende la sensación de realidad, es decir, cuenta lo que el ciudadano quiere escuchar y ver, por esto contribuye a formar la opinión pública.

Una de las cosas más importantes son las imágenes del medio difusor, de hecho, hoy en día recibimos más imágenes nuevas que lo que hubiesen podido ver cientos de años atrás decenas de generaciones anteriores a la nuestra.

La televisión nos domina, vivimos por y para ella, sin importar la serie que esté, los anuncios que haya… ¿cuántas veces hemos vuelto del trabajo cansados y lo único que nos apetecía era sentarnos frente la pantalla y desconectar? Esto es aprovechado por las agencias publicitarias, que con imágenes cortas y dinámicas son capaces de seducir al telespectador incitándolo a consumir el producto, por ello decimos que la televisión ha favorecido al consumismo.

En la televisión no todo son beneficios, los jóvenes y adolescentes han reducido su porcentaje de lectura, de estudio o consumo dela  televisión por jugar a los videojuegos, abusan diariamente de los soportes audiovisuales y no son conscientes de lo perjudicial que puede llegar a ser eso para su salud o incluso para su futuro, ya que muchos pierden la curiosidad por aprender y de estar informados. Posiblemente para que esto no pasara, desde la escuela se deberían dar asignaturas o charlas para enseñarles a utilizar los medios de comunicación correctamente y para saber interpretarlos, sabiendo que no todo lo que se dice en los medios corresponde con la realidad absoluta.

 

Share this Post!

Related post