España, a por su octavo Europeo de fútbol sala

Hace ya tiempo que el deporte español vive gestas casi cotidianas y sale campeón en multitud de campeonatos y disciplinas; es indiferente si el deporte en cuestión se practica con las manos, con los pies, o con una raqueta; si se juega en asfalto, sobre césped, o en el agua. El deporte español es sinónimo de éxito.

Lo cierto es que nos tienen muy mal acostumbrados: si se juega un campeonato de fútbol – ya sea de selecciones o de clubes-, buenos resultados para los nuestros; si la competición es de tenis o de baloncesto, también destacamos.

Pero si hasta parece haber surgido cierto recelo entre los pilotos de motos italianos hacia los nuestros, porque en eso también “sacamos el rodillo pasear” y somos intratables.

Si ahora, gracias a la gran Mireia Belmonte, somos buenos hasta en natación. Y bien es sabido que nunca ha sido un deporte en el que los españoles hayamos destacado a nivel mundial.

 

 

Bueno pues ahora llegan “los leones del fútbol sala” y se empeñan en ganar en penaltis a Kazajistán en las semifinales del Europeo de Eslovenia.

La hazaña ya está hecha, pero ahora espera en la gran final el rival más temido: la Portugal de Ricardinho. El jugador más talentoso de la última década, capaz de ganar partidos él solito con cuatro destellos de calidad al alcance de muy pocos. No en vano, es el máximo goleador histórico de los Europeos.

 

 

Magia, talento, desborde, regate y gol al servicio de la selección portuguesa para poner a prueba el gran bloque español, que ha demostrado ser un coloso de este deporte.

Esta tarde de sábado, a las 20:45h en DMAX España luchará por coronarse campeona de Europa de fútbol sala por octava vez. Ricardinho, el último y más difícil obstáculo en el camino hacia la gloria eterna.

Share this Post!

Related post