Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes poco agraciados en los Goya 2018

La gala de los premios nunca ha sido fácil de presentar y, ser un buen humorista o monologista no te garantiza el éxito. Sino que se lo digan a Dani Rovira que estuvo tres años presentándola y acabó bastante hastiado con las críticas. Este año tomaron el relevo los cómicos Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, conocidos por su trabajo en ‘La Hora Chanante’. Se caracterizan por un humor que roza lo absurdo y muchas veces puede no complacer a todos los públicos, como ocurrió el pasado miércoles 3 de febrero en la gala.

En su 32º edición, como marca la tradición, la gala se volvió a hacer demasiado larga (tres horas y cuarto), fue la menos vista en los últimos tres años y una de las más criticadas por Twitter. Los presentadores, tuvieron que limitar su bestialidad humorística dejando caer algún chascarrillo sobre las películas, bromeando a duras penas con los asistentes. Uno de los momentos que menos gustó entre los espectadores fue el monólogo inicial de Ernesto Sevilla con el que se inauguraron los Goya 2018; al monólogo le faltó ritmo y que se llegasen a entender todos los chistes. El resultado fueron silencios incómodos y bromas incomprendidas.

Aunque se esperaba un monólogo mucho más reivindicativo en cuanto a la situación de la mujer y teniendo como referencia los Globos de Oro, apenas se notaron las pullas. “Queremos reivindicar el papel de la mujer, por eso presento yo”, explicaba el humorista. Después, en la segunda parte del monólogo cuando reapareció en escena Joaquín Reyes, se acercó a Leticia Dolera, que no tardó en expresar su opinión: “Os está quedandola gala muy bien. Un campo de nabos feminista precioso”. También quisieron hacer un chascarrillo con las denuncias por abusos en la industria del cine, fue Ernesto quien comentó: Kevin Spacey está con nosotros esta noche, en casa no lo van a ver porque lo han borrado en posproducción”.

Otros momentos sí funcionaron mejor. Como Paco Plaza y Juan José Bayona fueron cómplices en algunas bromas de los presentadores, o cuando Emily Mortimer dijo algunas palabras en euskera o la valoración del crítico Carlos Boyero comparando la gala con el parto de una yegua, “que es una cosa bonita pero que da asco”.

A pesar de las críticas de los tuiteros, Ernesto Sevilla lanzó un breve mensaje en su cuenta de Instagram hacia los haters. Un dibujo en el que aparece con gafas y el pelo largo, respondiendo con humor: “Nunca podréis conmigo porque soy idiota”. Por su parte Joaquín Reyes no se ha pronunciado en las redes sociales.

 

 

Marina Saz Lobera

Share this Post!

Post by marina

Related post