HARLOTS

Renovando el oficio más antiguo del mundo.

Diseñar un drama sobre la prostitución con tintes feministas no parece una misión sencilla, ni siquiera realista. Pero Harlots es eso y más. De entrada, nos sitúa en el Londres barriobajero y canalla que ya pudimos disfrutar en Taboo. Un lugar sórdido y encallado en la miseria, donde una de cada cinco mujeres se ven obligadas a ejercer la prostitución para sobrevivir. En medio de una doble moral atroz, donde los mismos que legislan contra las meretrices, tienen amantes y nidos de amor conocidos por sus esposas, un pequeño local de alterne intenta medrar situándose en uno de los barrios caros de la ciudad y mejorar así sus clientes y la vida de sus chicas. Pero este empeño se verá interrumpido por la competencia ya establecida en esas mismas calles.

La serie nos relata la influencia que puede llegar a tener una proxeneta con décadas de experiencia y muchos secretos por silenciar, las subastas de virginidad, las vidas de la alta sociedad de la época y, como no, los pormenores de las chicas que consiguen a un “protector” con el que ejercen su profesión en exclusiva. El relato es tan descarnado como realista y sincero. Todo ello sin abusar del exceso de piel. Esta es una serie sobre prostitutas, no sobre sexo.

En el plano interpretativo destacan Jessica Brown-Findlay (Black Mirror, Downton Abey), en el papel de una protegida insolente y caprichosa, conocida como “la puta más famosa de Londres” y que no se deja manipular por el hombre que paga sus caprichos. Samantha Morton (Minority Report, Acordes y Desacuerdos), dando vida a la propietaria del club donde transcurre la mayor parte de la acción. Una exprostituta que ha introducido a sus propias hijas en el negocio; Lesley Manville, una actriz portentosa que ha desarrollado su carrera principalmente en el teatro y que en este producto da vida a la madame del local de alterne rival. Una mujer carente de escrúpulos y con una inmensa influencia en los círculos de poder londinenses. Por último, destaca la joven Eloise Smyth (The Frankenstein Chronicles), en que supone su primer papel relevante, prestando sus rasgos a la inocente (y virgen) hija de la protagonista.

La primera temporada de Harlots, ya renovada, se compone únicamente de ocho episodios que se emiten en el canal Cosmo, disponible en Movistar + entre otras plataformas.

José Barroso

Share this Post!

Related post