Acusaciones de tongo en Gran Hermano Revolution

La gran novedad de “GH Revolution” es que entraron 100 concursantes a la vez días antes de arrancar el reality. El truco de la primera gala era la de expulsar en vez de admitir, es decir, que 80 aspirantes se iban a la calle sin poder concursar.

Durante el arranque del show, fueron 18 los que entraron en la casa de Guadalix. Quedaban dos plazas y sería la audiencia la que eligiera a los ‘afortunados’ durante la gala de 21 de septiembre de 2017.

En la segunda gala, la del 21 de septiembre de 2017, tras decidir qué dos concursantes entraban en la casa, los 80 que se quedaron fuera enfurecieron. Entonces varios gritaron al unísono “tongo”. Ahí fue cuando a Jorge Javier se le notaron las carencias. Cuando decidió que la solución al problema era invitar a los rebeldes a ir a un juzgado a denunciar la situación, para acabar diciendo que si nos les gustaba la mecánica del concurso, que se fueran del plató. Dicho y hecho. Sugerencia que unos cuantos decidieron aceptar y se fueron de allí dando gritos.

 

 

Así pues, y tras estar siendo las galas menos vistas de la historia, GH pasa por un momento realmente delicado. Y si a eso se le suma que no es la primera vez que se ponen de manifiesto las dificultades del presentador par atajar las crisis, puede resumirse que el reality tiene un problema.

Aunque bien mirado, “el ojo de Telecinco” se ha caracterizado todos estos años por el morbo, los conflictos y el espectáculo barato en general. De modo que pensándolo bien, en cierto modo es lo mismo de siempre: otra gala al más puro estilo GH.

 

 

Adrián Salazar

Share this Post!

Related post