LINE OF DUTY

¿Quién vigila a la policía?

Line of Duty es uno de esos productos que puede llegar a pasar por la parrilla sin hacer el más mínimo ruido. Es una serie pequeña, con temporadas cortas y, por lo que ve, un exiguo presupuesto de promoción. Sin embargo, su argumento es excelente. No en vano, es el único producto de estas características basado en hechos reales. Sus, hasta ahora, cuatro temporadas, muestran las vidas de los componentes del AC-12 (entiéndase unidad 12 de Anti Corrupción) a lo largo de varios años y con cuatro casos distintos que, increíblemente, acabaron por mostrar conexiones entre sí.

Posiblemente sea esto lo que hace que actores de renombre hayan reducido enormemente sus cachés para participar en la trama. Claire Julia Hawes (The Missing, The Tunnel, Dc Who), Lennie James (The Walking Dead, Snatch) o Thandie Newton (Westworld, Misión Imposible, The Slap), son algunos de los protagonistas ocasionales de las temporadas. Junto a ellos los menos conocidos Martin Compston, Vicky Lee McClure y el veterano Adrian Dunbar soportan el peso interpretativo recurrente y dan vida a los cazadores de corruptos.

Además de las actividades más o menos cuestionables de los policías investigados, es digno de mención el corporativismo y proteccionismo de los mandos hacía sus empleados, aun cuando las pruebas son consistentes e inequívocas. En la vida real, varios de estos mandos han acabado suicidándose o entre rejas.

Line of Duty es una de esas historias que acaba con texto en la pantalla contándonos en actual destino de cada uno de sus protagonistas. Y ese momento es excepcional, dado que, a lo largo del metraje, muchas veces olvidamos que estamos viendo una serie basada en hechos reales y que sus tramas no han salido de la mente de un guionista. Sencillamente, la realidad ha superado a la ficción.

Disponible en la plataforma de pago de la multinacional de telecomunicaciones patria, ya puedes disfrutar de sus 22 episodios, repartidos en 4 trepidantes temporadas.

Share this Post!

Related post