OZARK

Elige bien a tus enemigos porque acabarás pareciéndote a ellos.

Netflix tiene altibajos, es innegable. La llegada a su catálogo de multitud de nuevos productos, obligatoriamente lleva aparejada una merma en la calidad a que nos tenía acostumbrados. Sin embardo, Ozark eleva el listón y mucho.

Su argumento gira en torno a un asesor fiscal recto y ordenado, que blanquea dinero para un cártel de la droga. La trama comienza cuando el temible representante del cártel, sospecha que precisamente sus asesores le están robando y lleva a cabo una carnicería. Casi de milagro consigue salvarse el personaje de Jason Bateman (Scrubs, Arrested Development), gracias a una propuesta algo descabellada que promete blanquear quinientos millones de dólares al año. Dicha propuesta no es otra que trasladarse al lago Ozark (que da nombre al formato), un idílico paraje donde van a pasar sus vacaciones, millonarios del oeste estadounidense. La zona promete mucho efectivo y poco control de hacienda.

Bateman se ve obligado a abandonar Chicago de un día para otro y comenzar a demostrar su propuesta a marchas forzadas para salvar su vida y la de su familia.

El libreto contiene la voz de off de su protagonista impartiendo lecciones para blanquear dinero, sobre cómo tratar con un cartel o sobre macroeconomía. Una suerte de ejemplos prácticos que recuerdan vagamente a los consejos financieros ofrecidos en Margin Call.

El rígido formato y la trama, no impiden que el guión ignore el humor fino y oscuro que caracteriza a su protagonista, y le concede varias ocasiones para lucirse a pesar de estar alejado de sus habituales comedias.

Mención aparte merece su banda sonora. Radiohead, The Black Angels o los Stones prestan sus temas para adornar un producto casi perfecto, que se situará entre las mejores series del año de cualquier ranking.

En el plano interpretativo, además del propio Bateman, que ha encontrado el papel de su vida, destacan la siempre eficiente Laura Linney (Sully, El Quinto Poder, El Espía), dando vida a la esposa, cómplice y consejera del protagonista; y la joven Julia Garner, en el que es su primer papel relevante. Interpreta a una delincuente local, inteligente y despiadada que se asocia con Bateman y consigue dar miedo en varias de sus escenas. Auguramos premios muy pronto para esta actriz.

La primera temporada, compuesta por 10 episodios y ya renovada, se puede disfrutar en Netflix en su totalidad.

Share this Post!

Related post