THE GOOD FIGHT

No más chistes de abogados.

Imagino que cuando uno tiene una trama con posibilidades infinitas, personajes insondables y un público fiel, es difícil dar por concluida una serie. Algo así debieron pensar en CBS cuando uno de sus productos estrella —y más laureados—, comenzó a dar síntomas de agotamiento. Acabaron con la feliz exesposa del eterno aspirante electoral y se centraron en desarrollar a los excelentes secundarios de The Good Wife.

Más que una secuela, The Good Fight (no confundir los nombres para no halagar al ideólogo), es una continuación del mismo universo, aunque sin su principal personaje. Ahí siguen Diane Lockhart (Christine Baranski), Lucca Quinn (Cush Combo) y buen número de abogados, jueces, clientes y fiscales que poblaban el producto original. La dinámica tampoco ha cambiado mucho: Un caso que se plantea, se apela, se sentencia y se resuelve en el día, y que sirve para aderezar una trama más amplia y controvertida. En esta ocasión es una estafa similar a la cometida por Madoff, que afecta de lleno a varios de los protagonistas y que hace de catalizador y engranaje general del libreto. Todos los hastiados del divorcio de los Florrick agradecerán el cambio. La estafa es más interesante y propone situaciones mucho más al límite.

Para los nostálgicos, decir que Alicia continua en el ambiente. Se la nombra, algunos clientes dicen que no ha querido representarles, otros acaban de comer con ella, incluso se adivina su silueta al fondo del pasillo de algún juzgado. The Good Fight no reniega de ella, es solo que ha evolucionado. Estos mismo nostálgicos echaran de menos a Cary Agos y sobre todo al carismático Ely Gold. No tienen un recambio a su altura.

Entre las nuevas incorporaciones destaca Maia Rindell (Rose Leslie), la sufrida, inexperta, apocada y lesbiana hija del ideólogo de la estafa que da fuerza al guion. Destaco su condición sexual, precisamente por la normalidad con la que se la trata a lo largo del metraje. Un soplo de aire fresco para un mercado que ya ha normalizado a los gais (ellos), pero al que aún le cuesta asumir el amor entre dos mujeres.

La primera temporada de The Good Fight, compuesta por diez capítulos, está disponible en Movistar + y ya ha sido renovada para una segunda tanda.

José Barroso

Share this Post!

Related post