SILICON VALLEY

El futuro era esto.

Una sinopsis sin demasiada profundidad podría recordar a The Big Bang Theory; son muy listos, son inadaptados y tiene una particular versión (y visión) del mundo. Pero Silicon Valey es mucho más que eso. Para empezar, es un producto HBO y eso garantiza la calidad a pesar de ser una comedia de treinta minutos.

La trama gira en torno a un grupo de informáticos que, casi por casualidad, da con una aplicación capaz de revolucionar internet. A partir de ahí entramos en el mundo de la competencia Tech, las empresas de capital de riesgo comportándose como hienas, los peces grandes queriendo zamparse a los pequeños y la lucha de un grupo de frikis idealistas por mantenerse a flote en mitad de varias tormentas.

Como comedia supera a Modern Family, sobre todo en sus últimas temporadas, tiene diálogos chispeantes y situaciones que llevan a la carcajada, independientemente de nuestros conocimientos informáticos.

En el plano interpretativo, sin alardes, destaca T.J. Miller (Transformers, Deadpool), como el incalificable gestor de la incubadora de empresas donde se desarrolla el proyecto; Thomas Middleditch (El lobo de Wall Street, Kong: Skull Island), interpretando al ideólogo de la aplicación y líder de la nueva empresa, o “Matt” Ross (Doce Monos, El Aviador, American Horror Story), el más experimentado del grupo y que da vida al CEO de una empresa ficticia con muchas semejanzas con Google. Tampoco faltan los cameos, desde los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss (los ideólogos primigenios de Facebook) a Eric Schmidt (ejecutivo de Google), pasando por buena parte de los CEO de muchas de las grandes empresas tecnológicas de éxito.

Como otros muchos productos licenciados por HBO, Silicon Valley se emite en Movistar +, por lo que está disponible tanto en la plataforma creada por el gigante del cable norteamericano, como en la multinacional de comunicaciones patria.

José Barroso.

Share this Post!

Related post