Trump no hace prisioneros

El jueves por la mañana, mientras el programa de MSNBC “Morning Joe” estaba en el aire, Trump publicó un par de tuits de odio sobre los conductores Joe Scarborough y Mika Brzezinski.

MSNBC respondió con esta declaración: “Es un día triste para Estados Unidos cuando el presidente gasta su tiempo intimidando, mintiendo y vomitando pequeños ataques personales en lugar de hacer su trabajo”.

La secretaria de prensa del presidente, Sarah Huckabee Sanders, defendió los tuits diciendo que Trump estaba respondiendo a los “ultrajantes ataques que tienen lugar” en “Morning Joe” y otros programas.

Trump se niega a ser “intimidado”, dijo Sanders en Fox News. “Este es un presidente que combate el fuego con fuego”.

Los congresistas condenaron de inmediato los tuits del presidente. “Señor Presidente, su tuit estuvo por debajo del nivel de su cargo y representa lo que está mal con la política estadounidense, no la grandeza de Estados Unidos”, dijo el senador Lindsey Graham en Twitter.

Pero sin embargo, la mujer de Trump, Melania, salió en defensa de su esposo diciendo que la cadena estaba tratando mal a su marido y que éste devolvería cualquier daño que se le infligiera, multiplicado por diez.

De hecho, el sonado conflicto con la CNN le ha valido para granjearse una reputación no demasiado buena entre los medios estadounidenses, que lo acusan de estar en contra de todas las cadenas, a excepción de la FOX. En este caso, la CNN tuvo que aguantar que el “hombre del tupé” se refiriese a la cadena como “fake news” (noticias falsas).

Dado que un medio de comunicación se nutre de la información que da, ese apelativo no sentó nada bien en la CNN, que se apresuró a decir que era una lástima que el presidente se dedicara a ese tipo de cosas en lugar de hacer su trabajo. Pero Trump, en un alarde de prepotencia tuvo la genial idea de subir un “meme” sobre un vídeo de la WWE del año 2007, donde sale dando puñetazos en la cabeza a Vince McMahon, multimillonario promotor de combates y fundador de la conocida World Wrestling Entertainment (WWE). En el meme, La cabeza de Vince McMahon se oculta tras el logo de la CNN.

Lo cierto es que éste es ya el enésimo exabrupto de una larga lista que parece no tener fin. Una lista de gente a la que Trump ha hecho desprecios por la que ya han pasado periodistas, rivales políticos, y hasta el Papa, con quien no piensa reunirse a pesar de que lo hacen todos los líderes políticos.

Y es que la figura del ilustrísimo presidente pretende erigirse por encima de todos y de todo. Sin importar cargos, sociedades o credos.  Tanto es así, que a estas alturas parece que quien se ponga en su camino saldrá escaldado como en una riña de patio de colegio. De hecho, a veces se da un cierto aire a aquel niño que se enfadaba en medio de un partido en el patio del recreo cuando algo no le gustaba y dejaba al resto sin jugar tan solo porque el balón era suyo.

Pues eso es lo que parece que pretende el señor Trump. Que el periodismo se quede sin su balón para jugar; que esta maravillosa profesión que se caracteriza por tener un carácter crítico se quede sin su mejor arma: la libertad de información mediante la voz crítica.

Share this Post!

Related post