LA CASA DE PAPEL

Me encanta que los planes salgan bien.

Espero que llegue el martes con ganas, no me vence el sueño a pesar de su horario y sus interminables pausas publicitarias, los capítulos se me hacen cortos y temo el inminente parón veraniego. Los síntomas son claros: estoy enganchado a La Casa de Papel.

La vuelta de tuerca al atraco perfecto ideada por Atresmedia, puede ser la mejor serie española de todos los tiempos. Nos queda mucho por ver y aún hay que resolver una trama que se complica conforme avanza el metraje, pero la serie apunta alto, muy alto.

Gran parte del mérito debe ser para sus actores, entre los que destacan:

Alba Flores: Yo soy fan de ti (que me perdonen los amigos de Sidecars por el plagio), y de toda la familia Flores. Creo que destilan arte por los cuatro costados y que todo lo que hacen en el mundillo artístico lo hacen bien. Alba interpreta a “Nairobi”, una falsificadora profesional y eficiente que repudia la violencia y que ofrece un toque de color y alegría a cada escena.

Álvaro Morte: Interpreta a “El Profesor”, ideólogo del atraco y la persona que mueve los hilos dentro y fuera. Probablemente tenga el papel al que es más complicado sacarle partido. Necesita ser frio e hierático, nada debe afectarle en su obsesión compulsiva por el control. Las inmensas gafas, la barba… todo parece destinado a esconder su actuación, pero logra sobresalir. Es creíble y tremendamente intrigante.

Pedro Alonso: Es el líder de los atracadores que permanecen en el interior del edificio. “Berlín” es un ladrón con un curioso concepto del honor, su particular código ético y preocupado por su reputación en el exterior. Su actuación es sobresaliente. Es capaz de provocar miedo al hablar y lo consigue con los secuestrados, con sus compañeros y con el espectador.

Úrsula Corberó: Decía en el post anterior que me alegraba de que Úrsula asumiese riesgos. El papel de macarra mujer fatal enfundada en un mono rojo, que ni de lejos deja adivinar aquello de lo que otros directores tanto han abusado, nos ofrece a la excelente actriz que intuíamos en el papel de su vida (de momento). “Tokio” es irreverente, caprichosa, traviesa y peligrosa. Da la sensación de que su fidelidad al grupo puede romperse en cualquier momento y provocar un cisma en el interior.

No todo es bueno en esta serie. Los guiones no siempre están acertados, sobre todo en lo que al grupo policial se refiere. Casi podría decirse que existen dos equipos de guionista diferentes, dado que, en ocasiones, los diálogos policiales son infantiles y provocan vergüenza al espectador. Además, sobra la innecesaria voz en off. El público es capaz de entender lo que está pasando sin que se lo expliquen.

La cita es los martes a las 22.45 en Antena 3. No te la pierdas.

José Barroso

Share this Post!

Related post