La séptima temporada de Juego de Tronos, a la vuelta de la esquina

Como cada año, a los consumidores de series les ha tocado esperar demasiado tiempo para poder ver la que probablemente sea la serie con más adeptos de todas. Una serie que si bien se está retrasando demasiado este año en el estreno de su séptima temporada, promete emociones fuertes. Incluso ya ha sido catalogada por algunos como “el principio del fin”. Esa superproducción no es otra que Juego de Tronos.
La serie creada por D.B. Weiss y David Benoiff afronta a partir del 17 de julio el estreno de la séptima y presumiblemente, penúltima temporada.
Según se ha podido saber, solamente habrá siete capítulos este año. Pero serán algo más largos que en temporadas anteriores. Se espera que esta vez sean capítulos de alrededor de una hora de duración cada uno. Excepto el cuarto, que será de 50 minutos. Sin embargo, el sexto y el séptimo tendrán una duración de 71 y 81 minutos respectivamente.

El  “Rey en el Norte” (Jon Nieve) es el llamado a comandar la lucha en el norte en esta penúltima temporada contra el ejército de los Caminantes Blancos. Después de prácticamente no haber hecho otra cosa que sufrir desde que abandonó Invernalia al comienzo de la serie, el personaje interpretado por Kit Harington finalizó su juramento con la Guardia de la Noche y,con el norte bajo su mando, pretende hacer frente al ejército de los muertos.

Por su parte, Daenerys, ha pasado las seis temporadas anteriores al otro lado del Mar Angosto. Cuando empezó la serie no tenía nada. Pero de pronto se hizo con tres dragones y un ejército y finalmente, como “Reina del otro lado del mundo”, estableció su base en Meereen y ahora vuelve a casa. Al fin vuelve a poniente, donde se espera que en algún momento de la temporada pueda ayudar a Jon Nieve a combatir el mal.

Presumiblemente, mucha gente estará frente a su televisor la madrugada del 16 al 17 de julio para ver la emisión simultánea del primer capítulo de la serie, asumiendo que solo podrán verla en inglés; luchando contra el sueño; no el sueño propio de las 3 de la madrugada, sino el propio de la mañana siguiente; el que se deduce al ver esa cara que denota que uno no ha dormido bien.
Una cara que sin embargo, se muestra llena de dicha al decir: “apenas he dormido porque anoche me quedé viendo Juego de Tronos”. No hay muchos estímulos en la vida que le hagan a uno ser feliz por no haber descansado bien. Pero la superproducción norteamericana es uno de ellos.
Habrá otros que, sin embargo, esperen al momento del día en el que puedan sacar tiempo para verlo; o sencillamente, aquellos que prefieran esperar a la semana siguiente para que HBO emita el capítulo en castellano.
Aunque bien es cierto que otros preferirán esperar a que acabe de emitirse la temporada completa para poder verla entera cuando lo deseen. El único problema es que para entonces, medio mundo ya está hablando de Juego de Tronos a todas horas. Entonces ya hay que hacer un esfuerzo titánico para abstraerse de ciertas conversaciones y redes sociales para evitar posibles spoilers.
El factor común que tienen todos ellos y que les alivia al mismo tiempo que los colma de impaciencia es que queda ya menos de un mes para ver cómo “ha llegado el invierno”. Las evidencias hacen ver que la audiencia que va a mover esta séptima temporada va a ser “estratosférica”. La cuenta atrás ya ha comenzado.

Share this Post!

Related post