Jesús Hermida y Mercedes Milá, dos monstruos de la televisión

Por todos es sabido que un club de fútbol necesita una buena dirección, que lleve al conjunto a hacer una buena temporada año tras año, así como en el mundo del cine es fundamental que el director sea alguien con una mente viva e ingeniosa capaz de dirigir a todo un conjunto de actores y saber guiarlos en la inmensidad de un guion.

Siguiendo esa misma línea, seguro que la televisión no sería ni la cuarta parte de lo que es si no tuviera ese tipo de presentadores “camaleónicos” a los que puedes encargar cualquier tipo de formato.

Hablamos de gente que sabe en todo momento dónde estar, cómo actuar y que salida darle a ciertos temas o situaciones. Todo esto con el único fin de que el formato que se les ha encomendado fluya de la mejor manera posible.

En estos menesteres se podían distinguir dos “tiburones” fácilmente identificables: la siempre entusiasta y controvertida, Mercedes Milá y la armónica leyenda, Jesús Hermida.

Ambos empezaron de manera similar en el mundo televisivo. De modo que Hermida En 1967, cuando ocupaba el cargo de redactor jefe del diario “Informaciones”, accedió definitivamente a Televisión Española. En 1968 se hizo cargo de la corresponsalía de TVE en Nueva York, puesto en el que permaneció más de once años y en el que alcanzó gran popularidad con su inconfundible estilo. Pero probablemente, su momento cumbre fue cuando en 1969 hizo la retransmisión de la llegada del hombre a la luna para RTVE.

Por su parte, Mercedes Milá, por su parte, comenzó a trabajar en los servicios informativos de Televisión Española a principios de los setenta. Hasta que en 1974 pasó a formar parte de la redacción de deportes. Comenzó a ser un rostro conocido cuando, en 1978, fue seleccionada para presentar, junto a Isabel Tenaille, el programa de entrevistas Dos por Dos, de Fernando García Tola, que alcanzó gran aceptación por parte de los espectadores.

Incluso, llegaron a presentar un programa juntos: “Sin límites”. es una simbiosis entre los programas de Hermida y los que yo he hecho en Antena 3″, afirmaba Mercedes Milá poco antes de comenzar el programa, durante la presentación del mismo. El nuevo espacio combinaba elementos de las clásicas tertulias y de los encendidos debates que alentaba Milá. Cada edición comenzaba con un cara a cara entre los dos periodistas, en el que exponían sus respectivas opiniones, sean coincidentes o divergentes, sobre un asunto de actualidad. Dos gradas levantadas en el estudio acogían a medio centenar de personas, que podían opinar sobre lo que escuchaban.

Tras muchos años y caminos separados, ambos demostraron con creces su carácter, su profesionalidad y lo mucho que han sabido adaptarse a los diversos formatos que se les han ido proponiendo a lo largo de su carrera profesional. Tanto es así, que Milá acabó presentando el Reality Show Gran Hermano durante quince años, hasta que al comenzar la temporada actual anunció que lo dejaba, dando así el relevo a Jorge Javier Vázquez.

Para la RAE, un monstruo es un ser que representa anomalías o desviaciones notables respecto a su especie. A fin de cuentas, también es una persona que en cualquier actividad excede las cualidades y aptitudes comunes. Lo dicho: Son dos monstruos de la pequeña pantalla.

Share this Post!

Related post