FORTITUDE

El terror que llegó del frío.

En pleno boom de series nórdicas, alguien debió pensar que filmar una serie ambientada en el Ártico era una buena idea. Sin que sirva de precedente, lo fue.

La primera temporada de Fortitude es oscura, intensa, macabra y terriblemente claustrofóbica. La aparición de los restos de un mamut en perfecto estado de conservación, desencadena una serie de episodios con tintes sobrenaturales en una pequeña y aislada población, donde todo el mundo porta un arma, bebe en exceso y se conoce demasiado bien. La trama está a medio camino entre el drama aislacionista y la eterna lucha entre el bien y el mal. Algo que, sobre el papel, no debería funcionar, pero que acaba enganchando desde los primeros compases y dejando al espectador con la boca abierta al final.

Entre sus intérpretes destacan Richard Dormer, Stanley Tucci y una sobresaliente Verónica Echegui (en el papel de española extraviada con mucho que ocultar).

Si los productores se hubiesen quedado ahí, hablaríamos de una serie grandiosa, pero decidieron perpetrar una segunda temporada cargada de misticismo, sobreactuaciones, tramas absurdas y algún actor de renombre: Dennis Quaid y Michelle Fairley (archiconocida por su papel de Catelyn Stark en Juego de Tronos).

En total consta de 2 temporadas bastante independientes, sólo la primera es recomendable, con un total de 21 episodios ya disponibles en Movistar+.

José Barroso.

Share this Post!

Related post