Una Eurovisión 2017 sin Rusia

La 62º edición del Festival de Eurovisión no contará en esta ocasión con uno de sus participantes más ilustres, Rusia. ¿Razones artísticas o políticas?

La expulsión rusa del festival, que este año será en Ucrania (Kiev), parece no ser otra cosa que una mera excusa para estirar, aún más, la tensa goma en la que se ha convertido la relación entre con EU y EEUU tras
la anexión por parte de Rusia de la península de Crimea, en 2014. El gobierno ucraniano veta la entrada de la artista al país con las excusa de haber dado un concierto, sin permiso de las autoridades, en 2015 en Crimea, aunque en realidad esa no es la razón.

La cronología de los hechos empezó el jueves día 13, cuando el Canal 1 de la televisión rusa informaba que no retransmitiría el certamen tras considerar inaceptables las propuestas de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) para sustituir a la cantante o realizar una videoconferencia de Yulia Samóylova, alegando además la politización que, según la cadena, está practicando la UER. Anteriormente, la organización ya había intentado resolver el problema directamente a través de su directora general Ingrid Deltenre por las complicaciones del veto y del impacto tanto en el certamen como en la reputación internacional que conllevaría para Ucrania.

La situación parece no tener solución con lo que Rusia tendrá que esperar un año más para intentar superar su segundo puesto del año pasado.

Share this Post!

Related post