SANTA CLARITA DIET

El siguiente nivel zombi.

Sí, es una serie de zombis. Pero no del tan cacareado apocalipsis zombi. En Santa Clarita Diet los muertos están muy vivos, consiguen contener sus instintos y emociones, y lo que más les preocupa es el hambre. Hambre de otros humanos, eso sí.

Nada convencional producto a medio camino entre la comedia romántica y las (excesivas) series de muertos vivientes que pueblan la parrilla. La trama nos conduce por la nueva vida de una zombi (Drew Barrimore) y sus problemas para adaptarse a su nueva condición. Junto a ella, e inasequible al desaliento, está su marido (Timothy Olyphant), que no duda en enterrar cadáveres, enfrentarse a asesinos, dejarse chantajear por un policía corrupto y, sobre todo, buscar un remedio, por el bienestar de su mujer.

Diálogos enloquecidos, alguna escena memorable, secundarios correctos y una química excepcional entre los protagonistas, para una serie que se ríe por igual de todos los géneros de los que se asienta.

Técnicamente es correcta. Sin alardes ni grandes efectos especiales. El producto pretende ser cómico, no un drama a lo Walking Dead.

Consta de diez episodios ya disponibles en Netflix y ya ha sido renovada para una segunda temporada.

José Barroso.

Share this Post!

Related post