‘Por 13 razones’: Sabor agridulce

Esta semana me enfrentaba a la nueva serie de Netflix, ‘Por 13 razones’. Una serie que, para ser sinceros, me daba un poco de miedo comenzar. Tenía la sensación de que podría tratarse de otra historia más de adolescentes, tontos malcriados de Estados Unidos y…, la realidad es que una vez terminada la temporada, creo que esa impresión previa que tenía se ha cumplido, o al menos en parte porque desde mi punto de vista, la serie tiene dos caras, una buena y otra mala.

Desde el principio la idea y el mensaje son un tema que, en los últimos tiempos y desgraciadamente, está en boca de todos: el bullying. En “Por 13 razones” este es el caso de Hannah, una chica normal que llega a una nueva ciudad pero que no termina de encajar por mucho que lo intenta, (un argumento recurrente) lo que le va minando la moral poco a poco. Una chica que intenta pedir ayuda, pero nadie la escucha porque todo el mundo está “demasiado ocupado” con sus vidas.

Este hecho me lleva al mensaje más importante de la serie, el egocentrismo de la sociedad en la que vivimos. Una sociedad en la que se están perdiendo valores tan importantes como la sensibilidad o el cariño. Este egocentrismo se ve reflejado en tres elementos claves para el desarrollo de la temporada. En primer lugar el instituto queriendo ocultar en todo momento lo que ocurrió con Hannah Baker para no tener que pagar una multa millonaria. Después, los 12 compañeros que incluye la protagonista en las cintas en las que narra las razones de su suicidio, que prefieren salvar su propio nombre aún sabiendo que ellos habían “matado” a Hannah. Y, por último, los padres que tuvieron la oportunidad de oír los “gritos” de su niña pidiendo auxilio pero no la escucharon,  se encontraban demasiado preocupados en sí mismos (luego se arrepienten).

Quiero matizar que el hecho de no meter en mi particular “lista negra” al otro protagonista, Clay Jensen, es porque me parece que representa el único clavo ardiendo al que agarrarse. Simboliza a aquella parte de la sociedad en la que los valores de humanidad siguen rigiendo el mundo. Para mi, Clay no mató a Hannah Becker.



Otro mensaje importante que nos deja la producción de Netflix es el machismo consentido que existe en los institutos. Y es que, durante toda la temporada vemos constantes comportamientos sexistas que dejan una imagen muy frágil de la mujer sin que nadie trate de solucionarlo. La sensación que deja es que aquel que se atreve a rebelarse contra este desafortunado sistema establecido entre los jóvenes sufrirá la furia de la gran masa. Hannah intentó rebelarse contra ello y sufrió esa furia que la acabó matando.

Pero vamos ya con las cosas que más me chirrían de esta serie que tan bien está valorada por la crítica.

Es muy común en las series tratar de “confundir” al espectador con giros radicales de guión que dejen sus cabezas del revés, pero en las “buenas series” hacen estos giros con un sentido. Todo cuadra al final. En ‘Por 13 razones’, este aspecto deja claro que, quizá, no es una gran serie. Es tramposa desde el principio. Nos quiere engañar con personajes que no sabes por dónde te van a salir. Por ejemplo, una de mis mayores decepciones con la serie es cómo el guión ha tratado los personajes, principalmente a los compañeros del instituto. Compañeros que cambiaban de personalidad radicalmente de un capítulo a otro en función de si Kley había escuchado la cinta o no, y esto hace que consigas no empatizar con la serie en ningún momento.

Otro elemento que flojea mucho es la monotonía en la que cae la temporada tras los 2-3 primeros capítulos. Episodios tras los cuales empiezas a tener la sensación de que son todos iguales; tal es así que, en muchas ocasiones, he tenido la tentación de saltarme unos cuantos para ver el final de una vez por todas.

En definitiva, una serie con dos caras y con un final que deja todo bastante cerrado. Se podría acabar así y yo aplaudiría, pero imagino que el afán comercial de Netflix, y visto el éxito que ha tenido hasta el momento, la serie se renovará por una temporada más como mínimo, algo que considero un error, -no hay nada más de dónde sacar-, pero esto es un equivocación muy habitual en casi todas las series, que no saben terminar.

  • Dicho todo esto, mi puntuación de ‘Por 13 razones’, en términos generales sería la siguiente: 3 puntos sobre 10.

Share this Post!

Post by jcalonso

Related post