Campañas electorales, elecciones del 27S y su correspondiente cobertura mediática

Periodismo y política. Política y periodismo. Ni contigo ni sin ti parecen querer decirse. Dos conceptos que deberían entenderse por separado y que sin embargo, a día de hoy, van más de la mano que nunca. Un medio público debería ser el altavoz del ciudadano, aunque la realidad es otra. Cada vez más son los partidos políticos quienes determinan que es o deja de ser noticia. Con la politización de los medios de comunicación, el periodista ha perdido el patrimonio exclusivo de la información. Ya lo dijo George Orwell en su momento: “periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. Tal vez deberíamos hacerle caso y tratar de ejercer un periodismo independiente a los gobiernos, porque más vale pedir perdón que pedir permiso.

Dicha introducción nos sirve para analizar el ‘fenómeno’ soberanista en Cataluña; un mismo tema presentado con realidades distintas dependiendo del medio y de sus ideologías. En una fecha tan señalada para Cataluña como fue el día de la Diada el 11S la programación se vio afectada y por ejemplo, el medio público catalán TV3 modificó la programación de las 16 a las 21, con programas de la Especial y el Análisis de la diada. Por su parte, las cadenas españolas aprovechaban en los programas de debates matinales como El Programa de Ana Rosa en T5, Espejo Público en Antena 3 o La Mañana en TVE para debatir y hablar del tema en cuestión.

El Informativo de TV3 destinaba más de la mitad de sus informaciones a la retransmisión en directo desde distintos puntos de la celebración: “Una diada marcada por el arranque de una campaña electoral y la movilización para el proceso soberanista”. Durante los próximos 15 días los partidos lucharán para convencer a los ciudadanos sobre su ideología, con lemas muy contrarios como ‘Junts pel Sí’ o ‘Unidos Ganamos’.

DIADA1

En este contexto, dan comienzo los días en que los distintos formatos mediáticos así como publicitarios empiezan a homogeneizarse con informaciones y mensajes subliminales de las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña, marcadas por un voto que unos lo consideran en clave plebiscitaria mientras que otros lo ven como freno al proceso soberanista. Informaciones y realidades distintas. Mientras los medios catalanes retransmitían la multitudinaria concentración formando la Vía Catalana hacia la Independencia, los medios españoles aprovechaban para comunicar la ausencia de Mas en la Vía, la presencia de Gerard Piqué, reforzar los mensajes de los partidos contrarios al independentismo así como, medios como La Vanguardia, analizaban los presupuestos que destinarían los políticos para el 27S y hacían sondeos sobre lo lejos que estaban partidos CDC, ERC y la CUP de conseguir la mayoría absoluta por separado.

Todos quieren contar su verdad de los hechos, aún así los medios, como vínculo democrático entre el pueblo y las noticias, deberían ser transparentes, objetivos e independientes de toda ideología que sea excesiva y afecte a la neutralidad y el rigor informativo.

Share this Post!

Related post