Negar que Riviera está más cerca del culebrón venezolano que de Breaking Bad me parece absurdo. La serie que juega con todos los estereotipos de la riqueza y el glamour, ha llegado y probablemente lo haga por varias temporadas. Bienvenidos al placer culpable.

Llega una de las series que se distribuyen con poco ruido mediático y que los fans se encargan de promocionar. StartUp parece vivir cómoda entre la clase media a pesar de sus interesantes tramas y del puñado de grandes actores que atesora.